Buscar
  • Anavi

Elementos en el yoga - agua

Actualizado: abr 29



Sin agua no podríamos existir, de hecho, no seríamos. Somos 70% agua y sin ella la vida como la conocemos en la Tierra sería un espejismo. Siempre pienso en el agua como un elemento sanador. Alivia dolores, lava las heridas, purifica el alma.


El agua te enseña sobre el concepto de fluir y lo podemos aplicar en todas las dimensiones de nuestra existencia - fluir en nuestro cuerpo con movimientos libres, fluir en nuestra mente con pensamientos abiertos, fluir en nuestro corazón invitándonos a sentir nuestras emociones sin miedo.


El agua nos enseña que es posible seguir el camino de menor resistencia, y no por eso dejar de ser fuertes. Piensa en un río que con el tiempo ha conseguido dejar su huella ahondando en el paisaje cañones y desfiladeros a su paso.


La energía del agua en los chakras


En el yoga, el elemento del agua está relacionado con el segundo chakra, svadistana, localizado dos dedos por debajo del ombligo y su influencia rige las caderas, los genitales, el sacro y el lumbar. Aquí entra todo lo relacionado con las emociones y la sensualidad y es nuestro centro de energía creativa femenina. Bien visto, si imaginamos la pelvis como un cántaro, no es difícil imaginar que esta parte del cuerpo esté tan estrechamente vinculada al elemento del agua.


Cuando nos sumergimos en la energía del agua, trabajamos ideas como la aceptación y la empatía. Extrapolado a nuestra vida cotidiana, el elemento del agua representa cómo fluimos sin esfuerzo a través de situaciones difíciles o emociones dolorosas con gracia y sabiduría.


Si la energía no fluye de forma natural, esta se estanca en nuestro cuerpo. Cuando se trata de la energía del agua (la creatividad, la aceptación, la sensualidad…), se queda estancada en la zona regida por el segundo chakra, manifestándose en caderas tensas, que ofrecen poca movilidad. De ahí que digamos que las emociones y sobre todo los miedos, se quedan atrapados en esta parte del cuerpo. A menudo vemos que esta zona del cuerpo ofrece mucha resistencia (o demasiado poca) reflejando las carencias (o excesos) en el flujo de la energía del agua por nuestro cuerpo.


En el yoga practicar el elemento del agua refuerza y libera las caderas, suelta tensiones e invita la flexibilidad. Para introducir este elemento en nuestra práctica, podemos trabajar con diferentes ideas.


Las olas del mar


Con la respiración, visualiza las olas del mar acercándose hacia ti con la inspiración y alejándose con la expiración. Esta es una buena manera de comenzar una práctica centrada en el elemento del agua, invitando la imagen del mar sentados en meditación al inicio.


Movimientos ondulantes


Cuando la energía del agua está en equilibrio en nuestro cuerpo, se mueve libremente, buscando su camino allá donde quiere ir. Es una expresión creativa del movimiento. Así, es bueno introducir secuencias donde practiques movimientos ondulantes que imiten por ejemplo el movimiento de las algas en el mar con los brazos y la toda la columna vertebral.


Todo empieza en las caderas


Como hablábamos antes, las caderas encierran una multitud de temas por resolver. Es por eso que debemos llevar nuestra atención plena allí. Al practicar, inicia los movimientos desde las caderas y deja que el resto del cuerpo siga. Poses como el gato o cualquier tipo de movimiento ondulante son buenos sitios para comenzar a aplicar esta idea.


Busca el equilibrio


El yoga es el equilibrio perfecto entre esfuerzo y relajación. Esta idea la puedes aplicar en cada pose. Sea cual sea la postura que estés practicando, pon no sólo atención a la parte activa, donde estés estirando o activando músculos. Fíjate también en cómo al mismo tiempo, puedes encontrar la forma de relajarte dentro del esfuerzo. Observa la expresión de tu cara, la posible tensión en cuello u hombros y date permiso a suavizar ese esfuerzo.

15 vistas

YOGAVi - Yoga en español Núremberg