Buscar
  • Anavi

Tapas, en sánscrito

Actualizado: abr 29


Uno de los recuerdos más vivos que tengo del curso de Hatha Yoga que realicé en la India fue el primer día, cuando nuestro profesor Saji nos preguntó por qué habíamos decidido hacer este curso, qué nos había llevado hasta allí. Yo lo tenía muy claro: quería disciplina. Y eso fue lo que dije, sin vacilar ni un segundo. Mi deseo se cumplió. Durante las cuatro siguientes semanas la rutina diaria se basó en levantarse a las 5 de la mañana, practicar asanas durante horas, prescindir de toda comodidad supérflua, dedicar el poco tiempo libre entre clases a estudiar... Vaya mes de vacaciones me había planteado en la India, ¿no?

Lo que yo aún no sabía es que, lo que me había llevado hasta allí, era mi deseo de realizar ‘tapas’. No os confundáis, no quería irme a la India para pasar el rato en la cocina del Ashram preparando ricos pequeños platos de comida de la región. ¡Nada más lejos que eso! Tapa en sánscrito significa literalmente ‘quemar’, ‘calentar’. Se suele entender como austeridad espiritual: un sacrificio, la práctica de la disciplina o incluso la abnegación.

Puede que no suene muy atractivo, pero el objetivo de poner en práctica tapas va más allá que simplemente hacer algo que nos resulta difícil o dejar de hacer algo con lo que gozamos. Nuestra meta es purificarnos. Esta purificación es tanto física como mental. Gracias a las tapas nos deshacemos de bloqueos e impurezas en nuestro cuerpo y mente.

Pero, ¿cómo se realizan? Tradicionalmente, las tapas puede consistir en prácticas como ayunar, meditar por largos períodos de tiempo, llevar una vida austera e incluso llevar a cabo actos tan extremos como mantener un brazo alzado durante años. No me dedicaré a discutir cuál puede ser la eficacia de estos diferentes métodos. Lo que me llama la atención es la llamada que muchos podemos sentir a realizar algún tipo de tapa, quizá aun desconociendo el origen de esta fuerza interna.

Según Patanjali, tapa forma parte de la lista de niyamas - lo que él describió como la observancia o cumplimiento de ciertas prácticas. Hay cinco tipos de niyamas: sauca (pureza, externa e interna), samtosa (satisfación con lo que tenemos), tapa (acto de purificación a través de austeridad o calor), svadhyaya (estudio y búsqueda del Yo universal), isvara pranidhana (entrega a una entidad superior universal, que puede entenderse como Dios). Para Patanjali, tapa era una de las más importantes, porque sin tapas, no nos enfrentaríamos a las cosas duras de la vida, los verdaderos obstáculos. Patanjali considera que hay diferentes tipos de tapas:

  • Tapas físicas: prácticas para limpiar impurezas y toxinas del cuerpo

¿Qué son? Esta categoría es la más simple. Disponemos de prácticas como asanas (posturas de yoga) y pranayama (ejercicios de respiración), pero también es muy eficaz observar la dieta, comiendo alimentos que nos hacen sentir sanos y felices. En todos los casos, estas prácticas requieren algo de disciplina para seguirlas de forma ininterrumpida.

¿Qué puedo hacer? Mantener una práctica de yoga constante es una absoluta necesidad y uno de los grandes retos para todo el que tenga interés en alcanzar una vida espiritual más profunda. Hace falta una gran fuerza de voluntad y disciplina. Encontraremos obstáculos en el camino: dudas, apatía, enfermedad, lesiones, distracciones... Si en un momento en particular de tu vida no es posible perseverar en la parte física, no te des por vencido. Siempre hay otras formas de practicar.

Personalmente, creo que el hecho de que haya diferentes etapas en nuestra práctica responde a las necesidades individuales de cada uno y su circunstancia. En un momento de debilidad física, no es beneficioso pretender continuar una práctica física rigurosa. En todo caso, lo único que conseguiremos es empeorar y deprimirnos al ver que nuestro esfuerzo no está teniendo los resultados deseados. Por lo tanto, escucha a tu cuerpo, descubre cuál es tu necesidad primordial en este momento y dedica todo tu esfuerzo y disciplina en perseverar en la práctica que va a ayudarte a mejorar ese aspecto. Si se trata de una enfermedad, centra tus energías en sanar: cuida de tu dieta, descansa, sigue un horario estable y aléjate de las cosas, hábitos e incluso personas que te hacen mal.

  • Tapas mentales: prácticas para deshacernos de impresiones pasadas (negativas)

¿Qué son? La práctica por antonomasia en esta sección sería la meditación, que nos ayuda a liberar nuestra mente; alcanzamos mayor claridad, armonía, paz interior... y nos acerca a nuestro verdadero Yo interior. Por otra parte, no es necesario limitar este tipo de disciplina al único momento de meditar. Toda nuestra vida, la forma de comportarnos y relacionarnos con el mundo que nos rodea, nos ofrece una oportunidad de practicar tapas.

¿Qué podemos hacer? En primer lugar, como decía, es importante construir una práctica de meditación estable. Este es uno de los grandes desafíos en nuestro camino como yoguis, pero también el que nos acercará cada vez más a nuestro objetivo. Será un momento en el que dejamos a un lado todo lo que nos distrae de nuestro objetivo final.

Por otro lado, mencionaba el hecho de introducir la práctica de tapas en el día a día. Cuando determinamos que una forma de pensar nos daña, encontramos una ocasión perfecta para poner en práctica esta disciplina. Pensamientos negativos, destructivos, sentimientos como el odio, el deseo de venganza, el rencor, el desprecio a los demás y a uno mismo... ¿crees que podrán traer algo positivo a tu vida? A no ser que tengas la intención de hacer de tu vida una trama de intrigas y luchas interminables, estás en buen camino. Pero si este no es el caso, antes dejar que estas emociones arrasen con todo lo bueno dentro de ti, párate un momento. Incluso si es muy duro y te causa tremendo dolor, pregúntate cómo va a ayudarte este pensamiento o sentimiento a alcanzar la felicidad y la paz interior. Si la respuesta es negativa, no te involucres en ese pensamiento o sentimiento, obsérvalo como si fueras un simple testigo. Si cada día consigues controlar aunque sea sólo un pensamiento negativo, estarás plantando la semilla del cambio que te llevará a desechar más fácilmente los demás, poco a poco.

  • Tapas verbales: prácticas para armonizar nuestra relación con nostros mismos y los que nos rodean

¿Qué son? Hay numerosos retiros de meditación en los que es requisito observar el silencio durante días. Sin tener que llegar a ese límite, controlar nuestro discurso nos ayudará a sintonizar con nuestros verdadero Yo, desechando las palabras provenientes de pensamienos negativos.

¿Qué puedo hacer? Me encanta el silencio. En Alemania es fácil encontrar un momento de tranquilidad en casa, en el que no se escuchen voces o ruidos que me distraigan o molesten. Desde que vivo aquí he decubierto la importancia y el lujo que significa disponer de este privilegio. No sólo nos ayuda a dormir mejor, también siento que facilita otras prácticas. Si en tu vida cotidiana es difícil encontrar un minuto de silencio, intenta dedicar algún rato libre a visitar algún lugar que lo propicie. Ve a la naturaleza y desconecta. O simplemente, apaga la tele, la radio, pon en silencio tu móvil. Actos tan simples como estos reducirán drásticamente la entrada de sonidos y distracciones. Practica esto mientras cocines, durante la comida, mientras te duchas o te preparas para el día. Deja que la mente descanse de los estímulos con los que la bombardeamos constantemente.

Más importante que el silencio, el observar lo que decimos tendrá un impacto inmenso en nuestra vida. Esta tapa se parece mucho a la de observar los pensamientos. De hecho, cada palabra que decimos tiene su origen en un pensamiento. Si no hemos tenido éxito en depurar dicho pensamiento, tienes una segunda oportunidad a la hora de hablar. En situaciones desafiantes, por ejemplo cuando alguien nos trata mal, es normal reaccionar haciendo uso de la palabra para devolver el golpe. En vez de dejarnos llevar por esta inercia, haz lo mismo que propuse con los pensamientos. Párate un momento y mira a ver si lo que vas a decir va a ayudarte en algo. Con esto no quiero decir que tengamos que guardarnos lo que pensamos y mordernos la lengua, haciéndonos quedar como el lado débil en una discusión. Sin embargo, no puedo imaginarme una vida llena de felicidad y sosiego, si cada vez que alguien me busca las cosquillas suelto una barbaridad por la boca. De hecho, me parece que tendrá más bien el efecto más opuesto. Cada uno construye su mundo a partir de sus pensamientos, sus actos y sus palabras. Si otra persona las usa para hacer daño, el primer daño que está causando es a sí mismo, llenando su vida y su mente de rincones oscuros. Está en tus manos dejarte arrastrar por esa espiral negativa o no.

Esta práctica es realmente ardua. Nunca dije que sería fácil seguirla. Por eso mismo necesitamos el apoyo de las tapas para acompañarnos por este largo camino. Las tapas conllevan dolor. Nada que tenga que desaparecer a base de 'fuego' va a irse sin un poco de sufrimiento. Las pruebas difíciles de la vida son lecciones para superarnos y dejar atrás lo que no necesitamos y lo que no somos. Allá donde choquemos contra un muro, las tapas nos darán el empujoncito necesario para continuar.

Es fácil encontrar la similitud de estas prácticas que proponía Patanjali con algunos de los elementos del Noble Camino Óctuple de la filosofía budista: pensamiento correcto, hablar correcto, actuar correcto, esfuerzo correcto, atención consciente correcta... Por suspuesto, este tema necesitaría en sí una o varias reflexiones, pero me encanta ver cómo enlazan siempre las disciplinas de diferentes filosofías. Todo está conectado. Volviendo a las tapas, si nos fijamos en ellas desde un punto de vista amplio, dejan de parecer sólo sacrificios o actos de disciplina. Se convierten en cómplices de nuestro progreso espiritual. Las tapas evolucionarán con nosotros. En cada momento se requiere una práctica en particular. Por eso, evoluciona, sé abierto, escúchate a ti mismo y no las voces desalentadoras que no tienen en su interés tu propia felicidad. Analiza cómo conseguir tu objetivo final para descartar todo lo que se pone en tu contra. A veces, es más grande vencer el deseo de algo que pensamos que nos gusta, pero que en realidad nos está haciendo daño, que realizar una disciplina sin fondo, aun cuando por su dureza pensemos que su impacto será mayor como consecuencia.

Una vez hayas elegido qué tapas te van a ayudar en este momento en particular, haz que prevalezcan desde una perspectiva positiva, mirando lo que vas a ganar y no lo que estás perdiendo.

Y para terminar, una bonita cita popular que espero os dé aliento: la única persona a la que debes intentar ser mejor, es la persona que fuiste ayer.

#introspección #filosofía #yoga #español

318 vistas

YOGAVi - Yoga en español Núremberg